Autor El poema
9 Abril 2015 a 15:00

Aida

Aida // Foto Charo González

Aida // Foto Charo González

Llegaste a mi vida
porque así lo deseaba,
nueve meses en mí interior
nueve meses te alimentaba.

No me importaba tu sexo
solo quería tu existencia
y así llegaste a este mundo
siendo una niña preciosa.

Tu primera sonrisa
nunca la podre olvidar
tus primeras palabras
fue un sueño en la realidad
y tus primeros pasos
una ilusión una felicidad.

Tu infancia me pasó volando
porque quería disfrutarte más
nunca deje de estar a tu lado
y por estar a tu lado, luchaba sin más.

Fuiste creciendo
no podía perderme nada de ti,
te escuchaba, te daba mi aliento
y me hacías feliz al verte sonreír.

Para mí los días de tormentos
son las veces que te vi y te veo llorar
intento apalearte el sufrimiento
dándote mi calma, mi paz.

Ya estás hecha una mujer
con tu temprana personalidad,
me has enseñado a ser madre
un sueño hecho realidad.

Tu Juventud me enorgullece,
tu capacidad de pensar
aunque a veces tengas tormentas
las vencerás y le darás paz.

Sientes con el corazón
y decides con el pensamiento,
tu fuerte la razón
y tu voz habla sin miedos.

Te admiro por cómo eres
aprendo mucho de ti,
recoges mis experiencias
me escuchas y eso me hace feliz.

Aquí me tienes
escribiéndote, unas letras para ti
Decirte que te QUIERO con locura
y que siempre estarás junto a mí.

Mont

Switch to mobile version